Primer día de quinario de Nuestro Padre Jesús en el misterio de su Gloriosa Resurrección

Escrito el Feb 14, 2018 en Cultos y Formación | 0 comentarios

Ayer, día 13 de Febrero daba comienzo el Quinario en honor a Nuestro Padre Jesús en el misterio de su Gloriosa Resurrección. La eucaristía fue celebrada por D. Alberto Jaime, Párroco del Templo de San Francisco de Asís de la ciudad de Linares.

En la homilía, pudimos escuchar los allí presentes, cómo D. Alberto hablaba sobre el misterio de la Resurrección y lo que supone para nosotros, los cristianos. Mencionaba también a María como vínculo indispensable entre Dios y los hombres, además de la más fiel seguidora de Cristo.

D. Alberto, con sus palabras, nos invitaba a vivir el tiempo de cuaresma como un período de introspección, de búsqueda interior del sentido del cristianismo y de la cuaresma, como tiempo de espera y de reflexión.

Finalmente, nos animaba a seguir el ejercicio de la cuaresma como algo inherente al cristiano, como un tiempo de espera, hasta la llegada de la Semana Santa y a vivirla internamente, sabiendo que Dios aceptó su destino, como forma de salvarnos, aceptó morir, para después volver a la vida.

Después, y antes de concluir la eucaristía, se realizaba el ejercicio del quinario en honor a nuestro Sagrado Titular y posteriormente se realizaba el devoto Besapiés.

“Señor, tú eres nuestra esperanza, nuestra paz, nuestra vida. ¡Acompáñanos en todo momento! Te pedimos que seas vida nueva en todas nuestras actividades: en la familia, con los amigos, en el trabajo… en todas partes.
Padre nuestro…

Jesús Resucitado, fija tu mirada en todo lo que hacemos. Ilumínanos con tu fuerza pacificadora. Llena de amor nuestras decisiones, nuestras palabras y nuestra capacidad de escuchar al otro. Marca nuestra alegría, Señor, con la sonrisa de la generosidad. Haz que resucitemos contigo, Jesús, renovados con el agua del bautismo, que nos permitió ser hijos de Dios.
Padre nuestro…

Buen Maestro, ayúdanos a buscarte y a verte en todas las situaciones que se nos presentan cada día. Danos el amor para hacer presente tu resurrección entre quienes no te conocen, entre los que piden signos evidentes o espectaculares, entre aquellas personas que sufren y están abrumadas por la decepción de tener una vida difícil.
Padre nuestro…

TE ADORAMOS, OH CRISTO, Y TE BENDECIMOS, PORQUE POR TU SANTA CRUZ REDIMISTE AL MUNDO Y A MÍ PECADOR. AMÉN.
GLORIA AL PADRE Y AL HIJO Y AL ESPÍRITU SANTO. COMO ERA EN EL PRINCIPIO, AHORA Y SIEMPRE, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS. AMEN.”

Compartir en:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • Meneame
  • RSS
  • Tuenti

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *